¿Para qué necesito un boletín eléctrico?

En realidad, cuando hablamos del boletín eléctrico estamos refiriéndonos al certificado de instalación eléctrica, también conocido como el CIE. Se trata del documento capaz de certificar que la instalación eléctrica de un punto de suministro, bien sea de un negocio o de una casa, se encuentra en un estado óptimo y cumple además con las medidas de seguridad pertinentes para acceder a la energía.

El boletín eléctrico es una especie de espejo de las características eléctricas del propio inmueble. Tal es así, que se encarga de recoger el tipo de instalación, la potencia instalada y el máximo admisible, el esquema unifilar y el plano de la propia instalación en el que se ubican todos los elementos. No hay que dejar pasar por alto el hecho de que el CIE es del todo necesario para altas de suministro o para llevar a cabo el cambio de potencia, ya que juega un papel crucial en estas gestiones. Será un instalador autorizado el que podrá facilitar el boletín eléctrico. Por lo general, su precio suele andar entre los cuarenta y los sesenta euros.

Y es que el boletín eléctrico resulta fundamental para cerciorarse de que la instalación cumple con todas las normativas que se encuentran vigentes. Como comentamos, será esencial tenerlo a la hora de dar de alta la electricidad por primera vez, ya que hará falta como consecuencia de que nunca hubo suministro de luz de manera previa. También se requerirá este documento en muchas otras situaciones.

En el caso de que se desee un aumento de potencia eléctrica y el propio término de potencia vaya a situarse por encima del máximo admisible, será un requisito imprescindible contar con el CIE. También será de utilidad a la hora de llevar a cabo una modificación de la instalación eléctrica, pues siempre que vayan a incorporarse cambios en la instalación se precisa de un nuevo certificado.

No podemos olvidar que el boletín eléctrico tiene una duración de veinte años, momento a partir del cual entra en caducidad. En función de la clase de vivienda y de sus características, se necesitará o no el certificado de instalación eléctrica. Como comentábamos más arriba, para lograr hacerse con el CIE es indispensable que un especialista, un técnico o un experto autorizado en el campo de la electricidad se encargue de tramitar el documento.

Y es que, lejos de lo que tal vez a priori pueda pensar alguien que no está sumergido a fondo en el universo de la electricidad, resulta muy importante contar con el boletín eléctrico. Este documento garantiza y verifica que la instalación eléctrica de una vivienda o de un espacio físico para negocios se encuentra en un perfecto estado. Será el consumidor el que, con anterioridad, deberá haber contratado al instalador autorizado para que expida el certificado.

El usuario se dará de verdad cuenta de la valía que tiene el CIE en los momentos en los que tenga que llevar a cabo una serie de trámites con la compañía energética. Al aumentar la potencia contratada una vez que vaya a rebasar el término admisible o a en las propias altas de electricidad para los lugares que carecían de suministro de forma previa, el comprador o el inquilino de la vivienda o el negocio tendrá que tener en su posesión el certificado de electricidad; si no se tiene pero se necesita con urgencia, podrá ser la propia compañía comercializadora la que se ponga en contacto directo con el solicitante.

Como no podía ser de otra forma, tenemos que tener presente que el boletín eléctrico lo necesitará la distribuidora de la zona, ya que es la que se ocupa de facilitar el suministro de luz a la casa o al habitáculo físico, de manera independiente a cuál sea en realidad la compañía de energía con la que se haya acordado el contrato. Otra de las cosas que debemos tener muy claras es que el CIE es obligatorio y se necesita sí o sí al acceder a una vivienda nueva al cien por cien; en el caso de que los inquilinos se desplacen a una vivienda de segunda ocupación que ya haya tenido suministro eléctrico, no hará falta contar con el boletín eléctrico, salvo en el supuesto de que el propio CIE ya haya superado los veinte años de vigencia de los que disfruta.

Y es que el universo de la electricidad puede llegar a ser muy complejo y sorprendente para un usuario sin preparación en la materia. Por ello es conveniente dejarse asesorar por expertos y especialistas del sector, quienes siempre sabrán todos los entresijos de la electricidad para las viviendas. El boletín eléctrico puede ser un verdadero misterio para los inquilinos que no hayan oído antes hablar de él, pero, como hemos ido comentando, se trata de un documento a tener siempre muy en cuenta.