Blog de electricidad

HAZ TU CASA MÁS EFICIENTE Y CAMBIA TU INSTALACIÓN ELECTRICA

¿Tu instalación eléctrica ya no es tan eficiente? ¿Llevas tiempo pensando que deberías cambiar tu instalación eléctrica porque tiene ya muchos años? Si estás haciéndote estas preguntas, es hora de cambiar tu instalación eléctrica.

A todos nos da muchísima pereza cambiar nuestra instalación eléctrica, tan solo el pensarlo ya nos pone de mal humor, es un lío total, nada que ver con cambiar la decoración de la casa, es una reforma bastante más compleja y delicada, y por eso lo vamos dejando y dejando pasar.

Lo cierto es que no solo hablamos de un cambio para mejorar, el cambio de una instalación eléctrica es lo que nos proporcionará seguridad, y nos salvará de cualquier problema que pueda surgir por culpa de una instalación eléctrica demasiado antigua o en malas condiciones, y con nuestra seguridad no deberíamos jugar. Una instalación eléctrica en mal estado es muy propensa a tener fallos, lo que conlleva todo tipo de peligros como cortocircuitos, descargas, o incluso incendios.

Este tipo de intervenciones necesitan de un profesional de la electricidad que las realice, no nos valen las chapuzas, ya que lo imprescindible es la seguridad plena, como decías antes. Por lo tanto, lo primero es ponerse en contacto con un buen profesional.

Seguramente os estaréis preguntando ¿Cuándo se debe cambiar una instalación eléctrica en el domicilio? Lo cierto es que al consultar con varios profesionales de la electricidad, puede que las respuestas sean bastante dispares, y esto se debe a que en realidad es difícil determinar el tiempo que dura una instalación eléctrica, ya que depende de muchos factores, y unas durarán mucho más tiempo, sin dejar de proporcionarnos la seguridad adecuada, que otras. Algunos recomiendan que se cambien las instalaciones eléctricas pasados unos diez o quince años, pero si tu instalación cuenta con unos buenos materiales homologados, la realizó un buen profesional de la electricidad, si cuenta con toma de tierra, y en principio, no ha dado ningún problema, las instalaciones eléctricas pueden durar muchos años más. Solo tendrás que hacer una revisión rutinaria para comprobar que todo sigue en orden y funcionando correctamente, sobre todo los sistemas de protección. No nos olvidemos de llevar un buen mantenimiento, de ir cambiando enchufes o interruptores en mal estado, o que provoquen chispas, y más cuando la instalación eléctrica es de las antiguas.

¿Qué puntos debo tener en cuenta a la hora de cambiar la instalación eléctrica? Debemos saber que hay dos tipos de instalación eléctrica, uno es las que van por tubos o canaletas, y la otra las que van empotradas. Este último queda totalmente ocultas al exterior, por lo que estéticamente son mucho mejores, pero será necesario que entre en juego otro profesional, ya que necesita trabajos de albañilería para introducir los cables eléctricos. El otro tipo, el que va por tubos o canaletas es mucho más fácil de instalar, y tardaremos mucho menos tiempo en ello, ya que van en el exterior de la pared. Si no queremos que estéticamente quede feo, existen sistemas estéticos en el mercado actual que harán que estos cables, aunque vayan por el exterior de la pared, queden totalmente disimulados, o incluso formen parte de la decoración de la estancia. Este último tipo es mucho más llevadero su arreglo y mantenimiento, ya que si hubiese que reparar algo, todo estaría en el exterior y no habría que picar la pared para solucionarlo, solo se tendría que desmontar el aplique o canaleta por la que vayan.

Debemos tener en cuenta las precauciones necesarias que necesitan la cocina y el baño en su instalación eléctrica. La normativa prohíbe colocar apliques en ciertas zonas de estas habitaciones de las casas, como son los baños, apliques como interruptores, luces o tomas, ya que hay que tener especial cuidado con la electricidad en estas estancias por ser lugares que sufren una gran humedad, y todos sabemos que no es buena compañera de la electricidad. Y lo mismo pasa en la cocina, son habitaciones donde conviven agua y electrodomésticos de forma continua y diaria, y son necesarias unas normas específicas de instalación. Estos datos son muy importantes si nos decidiésemos a hacer el cambio de instalación nosotros mismos, ya que hay que cumplir con la normativa específica de forma obligatoria, no solo porque sea obligatorio, sino porque se trata de nuestra seguridad personal y material.

Si tu instalación eléctrica necesita ser cambiada, por ser demasiado antigua, o porque ha empezado a dar problemas y puede ser peligrosa, contacta con un buen profesional de electricidad. Una revisión a tiempo puede salvarnos de un fallo peligroso como un cortocircuito, una descarga eléctrica al tocar un electrodoméstico o un enchufe, o incluso de un incendio.

Realiza el cambio de tu instalación eléctrica de forma segura, profesional, y sobre todo con todas las garantías, en el momento y para el futuro.

¿CÓMO HACER UNA INSTALACIÓN ELÉCTRICA EN UNA CASA?

¿Cómo hacer una instalación eléctrica en una casa? Si te estás haciendo esta pregunta es porque eres una persona muy manitas y te estás planteando realizar la instalación de tu nuevo domicilio tú misma, o quizás ya es hora de cambiar la instalación antigua por una nueva, y evitar así riesgos innecesarios que pueden surgir con instalaciones eléctricas que tienen muchos años.

En este artículo te damos los pasos básicos para poder hacer una instalación eléctrica en casa tú mismo, pero, cuidado, no cualquier puede hacerlo, es importante saber que todo lo que conlleve electricidad es peligroso si no se sabe lo que se está haciendo. Es fundamental contar con unos conocimientos más que básicos para no correr ningún riesgo, ni durante el proceso de instalación, ni en su uso, una vez instalada.

En caso de no contar con los conocimientos adecuados lo mejor es contar con un profesional de electricidad para este trabajo, ya que no es ningún juego. La electricidad es fundamental en nuestra vida diaria, pero esta misma vida lo es mucho más.

Toda precaución es poca al hablar de manipular cualquier instalación eléctrica. La seguridad es lo primero, por lo tanto, antes de ponernos manos a la obra, es imprescindible tomar ciertas precauciones como por ejemplo cortar el suministro eléctrico, desde el interruptor general, respetar el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión, el RBT, reglamento vigente en este aspecto, y utilizar todos los productos y herramientas homologados necesarios.

Pasos para realizar una instalación eléctrica con total seguridad:

Lo primero es realizar un esquema de la instalación eléctrica que queremos instalar. Dibujamos el plano de la vivienda, señalando en él donde vamos a situar cada punto de luz, los enchufes y los interruptores, para tener una visión global de la instalación.

Lo segundo, vamos a unir con distintos colores cada circuito (en las viviendas suelen ponerse cinco circuitos distintos), así por ejemplo uniremos los del circuito 1, puntos de iluminación; circuito 2, enchufes generales y frigoríficos; circuito 3, cocina y horno; circuito 4, lavadora, lavavajillas, y termo eléctrico; y circuito 5, baños y enchufes auxiliares de la cocina. Estas líneas dibujadas, y cada una con su color, las llevamos hasta el cuadro general de protección, que es donde se encuentran los elementos de protección de la electricidad de la casa, es decir, el IGA, Interruptor General Automático, que protege de cualquier posible cortocircuito, el ID, Interruptor Diferencial, que protege cuando se produce algún escape de la corriente desconectando la electricidad, el PIA, Pequeños Interruptores Automáticos, que se encargan de proteger las situaciones de sobrecargas y cortocircuitos de los circuitos eléctricos de la casa.

Una vez todo claro en nuestro esquema particular, pasamos a la acción, a comenzar con la instalación del cableado. Los cables podemos ponerlos de forma superficial o empotrados para que no se vean, esta última forma de hacerlo quedará mucho mejor, aunque necesitará trabajos de albañilería. Hay que tener claro que todas las tomas de corriente se conectan al conductor de fase, al neutro, y al de tierra. (Contacta con un profesional si no estás familiarizado con la electricidad, esto es solo una guía orientativa e informativa).

Una vez colocados los cables, pasamos a colocar los enchufes y los interruptores en el lugar que les habíamos asignado en nuestro esquema inicial. Cada estancia necesitará unas piezas diferentes, ya que cada habitación de la casa tiene un uso específico, por ello en algunas necesitaremos poner dos, o incluso tres, interruptores conmutadores, dependiendo de su uso. De igual manera, no será lo mismo poner un enchufe para enchufar una lámpara, que un enchufe para la televisión, la calefacción, u otros electrodomésticos, cada uno necesitará una potencia adecuada, y cada uno necesitará ser colocado en un sitio concreto que cuente con la mayor seguridad, como los del baño o la cocina que necesitarán lo que se llama “volumen de protección”, para evitar cualquier accidente, y esto es imprescindible saberlo. Para ellos es necesario contar con la formación adecuada, o la ayuda de un profesional.

Debemos conectar los enchufes e interruptores con su correspondiente cable que va al cuadro eléctrico, y de igual forma, conectar los cables desde el interruptor a su punto de luz que corresponda.

Como vemos, estos son los pasos que se siguen en una instalación eléctrica, pero no deja de ser una mera información superficial de todo el trabajo a realizar. Es necesario saber hacerlo, tener conocimientos específicos de electricidad, y contar con las herramientas y las piezas adecuadas. Si realmente estás dispuesto a realizar la instalación eléctrica de tu casa, te aconsejamos seguir formándote, este artículo te servirá de contacto inicial y básico, pero los conocimientos necesarios son mucho más específicos.

Contacta con un profesional de electricidad para tu seguridad y la de los tuyos, esto es lo importante.

PÁNICO EN CASA. ¿POR QUÉ SE HA IDO LA LUZ?

¿Se ha ido la luz en tu casa?

Lo primero de todo es mantener la calma, que no cunda el pánico, no pasa nada, es algo muy habitual de vez en cuando en todos los hogares, y no hay de qué preocuparse.

Cuando nos ocurre un apagón en casa tendemos a ponernos nerviosos, a no saber muy bien qué hacer, o incluso a entrar en modo pánico sin poder incluso ni movernos del sitio, como si de una película de terror se tratase, y nada más lejos de la realidad. Lo principal es mantener la calma para poder averiguar el alcance del apagón y solucionarlo tranquilamente.

¿Se ha ido la luz solo en tu casa, o en la calle también?

Esto es importante saberlo, ya que cambia mucho la situación si es un apagón de luz solo en tu domicilio o es un apagón general. Si estamos cerca de una ventana que dé al exterior lo comprobaremos rápidamente, si no lo estás, acércate a la más cercana, sin miedo, como hemos dicho anteriormente ¡no somos los protagonistas de una película de terror! Estás en tu propia casa, tranquilidad, solo presta atención para no chocarte con los muebles.

Si el apagón es general, es decir, en la calle también se ha ido la luz, no queda otra que esperar, guardar la calma, y pensar en dónde podemos tener velas o linternas para encenderlas y no tener que permanecer a oscuras todo el tiempo que dure el corte de luz. Esto es bueno tenerlo en cuenta siempre, puede pasar en cualquier momento por lo que sería bueno que contases con este tipo de iluminación supletoria en casa, siempre localizado, en un cajón del salón o la cocina, en el que todos los miembros de la familia puedan localizarlos sin problema. Normalmente la luz vuelve enseguida, si ves que tarda, llama a tu compañía para conocer las razones y poder tener información de cuándo volverá la luz.

Si el apagón es solo en tu domicilio

Te toca actuar y solucionarlo tú mismo. Busca igualmente tu kit de iluminación para estos casos, linternas o velas que tengas a mano, siempre está el móvil, nuestro fiel aliado para todo. Después de contar con algo de luz, vete al cuadro eléctrico de tu casa. Es imprescindible tener el cuadro eléctrico controlado, saber dónde está la caja de electricidad. Normalmente está en la entrada, detrás de la puerta principal de tu domicilio, por lo que si tienes hijos, este dato es importante transmitirlo, por si les ocurriese cuando están solos en casa, contarles cómo funciona, y como resolver un apagón habitual, ¡ojo! Cuidado con esta información, hay que avisarles de no tocarlo si ven algo raro, que no sea lo que le hayamos explicado, ya que en este caso puede ser peligroso, y lo mejor es que llamen a un adulto antes de tocar nada.

Cuando hayamos llegado al cuadro de electricidad podemos resolverlo nosotros solos sin problemas, siempre que no veamos nada raro, y que encontremos el cuadro en buen estado, ya que de lo contrario podría resultar peligros, y en ese caso sería conveniente llamar a un electricista profesional directamente.

Si el cuadro de electricidad está en buen estado, veremos el interruptor diferencial general y el interruptor de control de potencia ICP. Estos dos serán los responsables de que se haya ido la luz en nuestra casa, por lo que tendremos que volver a activar uno de ellos, el que haya saltado (solo si es un apagón habitual, sin ningún problema grave aparentemente).

Lo normal es que haya saltado el ICP, el interruptor de control de potencia. Este interruptor suele estar el primero en la caja de electricidad. Si ves que este interruptor ha saltado, es decir, está hacia abajo, mientras que los demás están todos hacia arriba, tal y como deberían estar, solo tendrás que subir el interruptor del ICP, y la luz volverá. Cuidado, si es este el que ha provocado el apagón, la causa está clara, has utilizado más potencia eléctrica de la que tienes contratada, seguramente debido a que has utilizado a la vez demasiados electrodomésticos, por lo que deberás desenchufar alguno, vete a por el último que has enchufado o puesto en marcha, ya que si no lo haces, volverá a saltar el ICP al segundo de activarlo. La solución para el futuro es fácil, si necesitas más corriente tendrás que contratar más con tu compañía, o tener cuidado la próxima vez de no encender tantos electrodomésticos a la vez.

Si es el diferencial, tendrás que hacer la misma operación que con el ICP, pero con el diferencial. Si una vez subido se vuelve a bajar, y no eres capaz de solucionarlo de primeras, es mejor que dejes de intentarlo y contactes con electricistas baratos Madrid profesionales, ya que puede tratarse de algún problema mayor como un cortocircuito, y manipularlo sin saber podría ser bastante peligroso.

Ante la duda, cuenta siempre con la ayuda de profesionales como electricistas autorizados Vallecas, y no te la juegues.

CONSEJOS PARA DESHACERTE DE LAS PILAS Y LAS BOMBILLAS QUE NO FUNCIONAN

¿Te estás preguntando dónde puedes desechar las pilas y bombillas que no funcionan? ¿Quieres contribuir al mantenimiento del medio ambiente, pero no sabes cómo? Sigue leyendo, y no te pierdas estos consejos que hay que intentar aplicar en nuestro día a día.

Te contamos qué hacer con las pilas y bombillas que ya no funcionan, cómo desecharlas sin ningún perjuicio para el medio ambiente. Siguiendo estos pequeños pasos ayudarás a que todos vivamos en un mundo mejor.

¿Conoces los efectos negativos para el medio ambiente que provocan las pilas y bombillas? Es importante conocer los datos exactos para que todos acabemos concienciándonos con este tema, tan solo una pila, tipo alcalina, contamina unos 170.000 litros de agua, pero es que una pila de las normales puede llegar a contaminar hasta 600.000 litros, ¿te imaginas lo que pasaría si todos hiciésemos lo mismo?, además la cosa no se queda ahí, ya que cada pila que arrojemos a un lugar inadecuado permanecerá allí unos cincuenta años, que es lo que tarda en degradarse, y por si fuese poco, sus efectos nocivos para el medio ambiente durarán otros cincuenta años más.

Vamos con las bombillas ¿Conoces que materiales perjudiciales para nuestro medio ambiente tienen las bombillas? Este producto que nos hace la vida tan fácil, y nos ilumina durante todas las horas del día, suele contener metales pesados, como por ejemplo el mercurio, que son muy nocivos para nuestro medio ambiente.

Por estas razones es muy importante que todos desechemos correctamente todos y cada uno de los productos que utilizamos y que puedan resultar perjudiciales para el medio ambiente, no nos llevará a penas tiempo, y, sin embargo, estaremos regalándoselo a nuestro mundo

¿Cómo nos deshacemos de las pilas y bombillas de forma correcta? Pues en realidad es muy sencillo, ya que hay un punto limpio, o un contenedor especial habilitados de forma oficial para todo tipo de desechos que necesiten un reciclaje o tratamiento especial. Además de esto, si no vivieses cerca de ninguno de estos puntos habilitados, hay establecimientos concretos que cuentan con un punto de recogida para ciertos productos como estos, por lo que no hay excusas que valgan para no hacerlo.

Teniendo esto en cuenta, es necesario deshacerse de las pilas y bombillas usadas de forma correcta. Ya sea en el punto limpio más cercano, en contenedores específicos que se encuentran en algunas localidades o en un establecimiento con punto de recogida. Cualquiera de las tres opciones son válidas y correctas, solo tienes que buscar la que te venga mejor según donde vivas.

También podemos tomar medidas para reducir el consumo de pilas y bombillas, de esta manera contribuiremos también con el medio ambiente, y es muy fácil, solo tenemos que concienciarnos y empezar a cambiar nuestros hábitos de consumo y suministro. Existen las pilas recargables, todos lo sabemos, pero parece que se nos olvida, y nos vamos siempre a comparar pilas de un solo uso, pues bien, es hora de cambiarlo, las pilas recargables no solo harán que contribuyamos a mantener nuestro mundo, haciendo que bajen este tipo de deshechos perjudiciales, sino que, a la vez, estaremos ahorrando dinero. En cuanto a las bombillas, las luces LED son mucho menos nocivas para el medio ambiente, y además tienen una duración en el tiempo mucho mayor que las bombillas de siempre, por lo que igualmente, no solo estaremos ayudando a conservar nuestro medio ambiente, sino que el gasto en iluminación será mucho menor para nosotros. ¡Todo son ventajas!

A partir de ahora, cambia tus hábitos diarios. Comienza informándote sobre dónde encontrar los puntos limpios en tu ciudad, o el lugar más cercano a tu pueblo. Esta información la encontrarás en la página web de tu Comunidad Autónoma, Provincia, o del Ayuntamiento de tu ciudad. También puedes acercarte al organismo pertinente y preguntar, allí te indicarán.

Es recomendable habilitar un lugar en casa para este tipo de reciclaje, sabemos que no vas a ir todos los días al punto limpio por una sola pila, por ello, nuestro consejo es preparar un lugar en casa para acumularlas, un cubo o una simple cajita nos bastará, y toda la familia podrá contribuir a este reciclaje. Una vez que esté lleno, solo tienes que llevarlas al punto limpio más cercano a tu domicilio, y el resto es cosa de la empresa o institución especializada pertinente.

Siéntete bien contigo mismo, y con el mundo en el que vives, contribuyendo a mantener y conservar este maravilloso planeta en el que vivimos. Como has podido leer, no cuesta nada, es un mínimo cambio de costumbres, y un pequeño esfuerzo por parte de cada uno de nosotros, que se traducirá en una gran satisfacción personal, nuestro pequeño granito de ayuda. ¡Entre todos los granitos podemos conseguirlo!

 

Pásate al LED, mejor luz por menos dinero

Los cambios en el mundo están acelerando su ritmo en las últimas décadas, y el ámbito de la electricidad no iba a suponer una excepción. Allá por 2012 la Unión Europea prohibió que se siguieran vendiendo las bombillas incandescentes, lo que impulsó a los comercializadores y a los fabricantes de bombillas a dar un giro de timón y a buscar nuevas alternativas. Estamos en el último lustro, por tanto, afrontando una nueva era lumínica y energética.

Es en este escenario coyuntural donde las luces LED están llamadas a ganar cada vez más protagonismo. Y es que son muchos los motivos para sumarse a esta ola. Debemos tener muy presente que las luces LED ofrecen mayor calidad por menos dinero. Se trata de un tipo de iluminación más segura que la tradicional, ya que, al carecer de tungsteno y de mercurio, es menos contaminante; también es capaz de reducir las emisiones de dióxido de carbono en un ochenta por ciento aproximadamente.

Las luces LED tienen una mayor duración, ya que pueden aguantar hasta 45 000 horas con un mantenimiento mínimo, lo que, si las encendiésemos una media de ocho horas al día, supondría contar con ellas por más de quince años. A diferencia de lo que ocurría con las bombillas incandescentes, el ochenta por ciento de la energía que consume una luz LED se convierte en luz, ya que no podemos dejar pasar por alto que no genera calor, de manera que tampoco quema.

Por consiguiente, el consumo de las LED es hasta un ochenta y cinco por ciento menos que el de las bombillas de toda la vida, lo que supone un muy importante ahorro de energía; a la hora de enfrentarnos a la factura de luz, descubriremos que estamos entrando en un proceso de economizar gastos, ya que estaremos ahorrando unos cincuenta euros en comparación con una luz incandescente y unos doscientos cincuenta euros en comparación con una luz halógena.

Por otro lado, las virtudes de las LED las hacen ser más fiables y resistentes, ya que pueden llegar a soportar temperaturas mucho más extremas que las bombillas incandescentes. Por su fuera poco, son capaces de aguantar mejor en condiciones de humedad y de resistir el envite de las vibraciones. El hecho de que disfruten de un sistema de encendido instantáneo es otro punto muy a su favor.

Entre sus características también podemos encontrar una óptima resistencia a un amplio número de ciclos, de modo que el hecho de que se apaguen y se enciendan apenas afectará a su rendimiento. Pero aparte de estas virtudes en su naturaleza y de su capacidad para aportar ahorro a los usuarios, no podemos tampoco olvidarnos de que las luces LED pueden llegar a reproducir los colores de una manera altamente fiel; para ello se valen de un índice cromático de ochenta sobre cien. Entre sus ventajas en relación con los colores, debemos resaltar también que cuentan con diferentes tonos de luz, de modo que pueden ajustarse a distintos ambientes y proyectar iluminación tanto fría como cálida.

Llegados a este punto, las preguntas se antoja del todo fácil: ¿por qué seguir sufriendo  con las bombillas tradicionales?, ¿por qué no dar el salto de una vez por todas a las ventajas que aportan las luces LED? Las respuestas son claras: lo mejor es atreverse y dar un salto a la modernidad, lo cual repercutirá de manera positiva en el usuario, que disfrutará de una iluminación de mayor calidad con unos gastos mucho menores. Mejor luz por menos dinero, el sueño de cualquier usuario de electricidad.

Y es que las LED han irrumpido para quedarse de manera definitiva en nuestras vidas. LED, acrónimo en inglés que, traducido, sería “diodo emisor de luz”, es la luz de moda, del futuro y del presente. Ofrecen un consumo más bajo, una mayor esperanza de vida a sus luces, unos tamaños más ajustados y reducidos, una menor contaminación, una eficiencia incuestionable, etc. Por tanto, todo son ventajas en torno a este modo vanguardista de iluminación.

Aunque en el mercado pueden ser más costosas que las luces de bajo consumo, que son otras de las luces más en boga y más recomendables, a la larga las LED traen más cuenta al usuario, ya que son más rentables y económicas. Podemos encontrar muy diversos tipos de iluminación LED, desde luces con casquillo hasta aparatos más complejos y sofisticados. No obstante, existe una amplia gama de colores y de potencias dentro de las propias LED, por lo que la elección dependerá siempre del gusto del cliente y de las características de los espacios en los que vayan a colocarse. Lo que queda más que claro a estas alturas es que quien no quiera disfrutar de una mejor iluminación es porque no quiere, ya que las LED aportan todas las ventajas y virtudes.