Conoce tus sistemas de protección de electricidad

Ante la amenaza que supone que muchos de los dispositivos y mecanismos de electricidad puedan sufrir averías de mayor o menor importancia, no podemos dejar pasar por alto el papel que juegan algunos de los sistemas de protección eléctricos más esenciales. En este sentido, viene bien conocer un poco mejor la función que llevan a cabo cada uno de estos elementos, siempre pensados para desempeñar un rol protector frente a las anomalías técnicas de la instalación eléctrica.

Los diferenciales son piezas muy importantes, por lo que haríamos bien en apreciar su trascendencia en prevenir problemas y contratiempos. Y es que el interruptor diferencial es un sistema de protección automático que se colocar en el cuadro principal de una instalación de electricidad, con la tarea a cumplir de proteger a las personas de contactos directos y de evitar que se produzcan derivaciones a la tierra.

Estos diferenciales pueden ser trifásicos o monofásicos; además, tienen que soportar una potencia que se sitúa entre los 230 y los 400 voltios. Por lo general, pueden ser atravesados por una cantidad de amperios que se encuentra por debajo de los 30. El tester es una de las piezas más importantes del diferencial, ya que se encarga de corroborar que el comportamiento del diferencial es el adecuado y de que no se producen anomalías técnicas.

Por su parte, el rol del fusible también se antoja fundamental, pues es el soporte que se sacrificará por el resto de la instalación para prevenir problemas mayores. Se trata de un dispositivo compuesto por un filamento metálico de bajo punto de fusión y por un soporte, el cual se intercala en uno de los puntos de la propia instalación eléctrica para que se termine fundiendo, siempre en el caso de que la intensidad de corriente se dispare hasta valores que pongan en peligro la integridad de los conductores.

De este modo, los fusibles se convierten en mecanismos de una importancia enorme para hacer frente a la amenaza de los incendios o de los calentamientos de la red eléctrica. Bajo ningún concepto hay que dejar pasar por alto la necesidad de contar con sistemas de protección eficaces en las distintas instalaciones eléctricas. Así, los cortocircuitos fusibles se ocupan de cortar por completo el circuito eléctrico cuando la corriente eléctrica que los atraviesa sube hasta valores demasiado altos.

Por su parte, en lo que se refiere a la labor del , tenemos que hacer hincapié en su capacidad para detectar todas aquellos niveles de intensidad que no sean admisibles. Y es que se trata de un dispositivo de protección que funciona dentro de una cadena de órdenes, de ahí que precise del apoyo y del complemento de otros elementos que se encarguen de llevar a cabo la desconexión de los receptores.

Por tanto, debemos tener claro que, aunque es de una trascendencia vital en la protección de la instalación, el relé térmico no puede ser capaz de neutralizar la avería que se produzca por sí solo. Por lo general, puede emplearse una lámpara de señalización al cerrar el propio circuito, de modo que se señale que el relé térmico ha intervenido a causa de una sobre intensidad digna de tener en cuenta. Es por eso por lo que estos relés tienen fama de actuar con gran eficacia a la hora de prevenir problemas mucho más complejos.

No podemos dejar de citar la tarea que lleva a cabo el interruptor magnetotérmico. Este dispositivo electromecánico cuenta con capacidad por detectar los cortocircuitos potenciales y los niveles elevados de intensidad, ante los que actuará cortando de raíz y por sí mismo estas manifestaciones. En el caso de que se produzca una desconexión por cortocircuito, el interruptor intervendrá por principio de funcionamiento magnético, es decir, por medio de la fuerza de un sistema de palancas que abrirá el contacto móvil, siempre gracias al trabajo de una bobina eléctrica. En el caso de que se produzca una desconexión por sobrecarga, el interruptor intervendrá por principio de funcionamiento térmico.

También son dignos de mención los seccionadores, que son dispositivos mecánicos que se ocupan de conectar y desconectar la instalación, de manera que hacen posible que se puedan cambiar las conexiones del circuito. Así, hay elementos de la red eléctrica que puedan aislarse sin ningún tipo de problema. No debemos olvidar que hay que cortar la corriente del circuito previamente a hacer uso de los seccionadores.

Como no podía ser de otra forma, los sistemas de protección de electricidad desempeñan un papel crucial a la hora de prevenir posibles accidentes en la instalación o posibles incendios. Los electricistas y expertos del sector podrán dar a los usuarios del suministro eléctrico las mejores recomendaciones acerca de qué dispositivo se adapta mejor a sus instalaciones. Lo que está claro es que hay que estar bien protegidos en todos los casos.