Errores eléctricos frecuentes

Con el paso de los años, la instalación eléctrica de una vivienda es habitual que comience a dar problemas, por eso es necesario un mantenimiento correcto para que funcione correctamente. De cualquier forma en ocasiones no somos conscientes del papel tan importante que tienen los electricistas en estas situaciones y no queremos gastarnos nada de dinero a menos que estemos sin luz. El problema es que cuando ya nos hemos decidido a hacerlo, puede ser tarde y acaba saliendo mucho más caro que si hubiéramos llamado antes a un profesional. Por eso vamos a darte una lista con los errores más habituales que se comenten en lo referente a la instalación de electricidad y que pueden alertarnos de un problema más grave.

1. Tarjetas de alimentación y adaptadores

Hay muchos errores que tienen que ver con estos elementos ya que hay mucha gente que piensa que en ocasiones una toma de corriente que tenga solo dos salidas no es bastante, por lo que colocan un multiplicador para conseguir una toma en la que puedan poner incluso hasta diez enchufes.

Esta práctica no es muy segura y a lo largo puede acabar provocando problemas graves como sobrecargara los puntos de luz o que el cuadro eléctrico no funcione de manera correcta, lo que puede resultar muy molesto si estamos por ejemplo trabajando con el ordenador o si estamos viendo la televisión.

Por eso lo recomendable es usar un adaptador doble solamente o una tarjeta de potencia por cada uno de los puntos de energía, independientemente de si es una toma doble o individual. Si son necesarios más puntos de luz en una zona determinada, lo mejor será contratar a un electricista que tenga experiencia en este tipo de instalaciones para que no se sobrecargue la instalación y no tenga lugar una avería más cara.

2. Cuadros eléctricos

Una pregunta frecuente que los propietarios suelen hacerse es por qué salta el cuadro de luz mientras se está cocinando por ejemplo, y la razón es porque el circuito se sobrecarga, o sea, que hay demasiados aparatos de alta potencia que están conectados al mismo tiempo.

Cada circuito tiene un punto de potencia máximo y si se sobrepasa, el dispositivo de protección se apaga, puesto que está diseñado para ello. Suele suceder cuando se conectan tostadores, secadores de pelo, sadwicheras o estufas portátiles por ejemplo, ya que todos ellos necesita una elevada carga de electricidad para funcionar, por lo que si se enchufan a la vez, pueden hacer que el circuito se sobrecargue y que los plomos salten.

Para evitarlo lo conveniente es ir alternando los aparatos eléctricos que sean de alta carga y utilizarlos en diferentes momentos. De todas formas también puedes considerar la opción cambiar el termo eléctrico,por ejemplo, por uno de gas.

3. Electricistas profesionales

Otro problema es intentar hacer los arreglos eléctricos uno mismo, pero el problema es que hay ciertas reglas que hay que cumplir a la hora de manipular la instalación ya que son vitales para lograr la seguridad de todos los habitantes de la vivienda. Por eso se recomienda contratar a un profesional con experiencia para solucionar los problemas.

Otro de los problemas que solemos encontrar con frecuencia es que los propietarios de vivienda intentan llevar a cabo sus arreglos de electricidad ellos mismos. El problema es que existen determinadas reglas que deben cumplirse a la hora de manipular la instalación eléctrica pues desempeñan un papel muy importante y son vitales para mantener la seguridad para los inquilinos de la vivienda. Por eso, es recomendable contratar a un electricista con experiencia para solucionar el problema. La mayoría de los propietarios no suelen tener conocimientos en electricidad y por ahorrarse unos pocos euros pueden acabar provocando un problema mayor a largo plazo, ya que al final se dan cuenta de que es necesaria la ayuda de un experto y ante la urgencia acaban contratando un electricista muy barato sin pensar si su trabajo será de calidad. Hay que pensar que cuando se habla de un arreglo eléctrico, no merece para nada la pena jugar con la seguridad de nuestro hogar.